Destacado Científico Chileno se Reunió con EDUTIC Chile

El creador de la Cyborg Beast, una prótesis de mano para niños que se produce con impresoras 3D, almorzó con representantes de EDUTIC Chile, en un restorán de Santiago, el pasado viernes 22 de enero de 2016.Dr Zuñiga y Edutic con Leyenda

El Dr. Zúñiga compartió una añorada típica comida chilena, muy chilena, porque en Omaha, Nebraska, donde se encuentra su laboratorio financiado en una buena parte por la misma NASA, le es muy difícil tener acceso a su patrio arte culinario.

Lo acompañaron Fernando J. Fajardo, Vicepresidente de EDUTIC Chile y Director de Tecnologías Universidad Autónoma de Chile; Cristian Ocaña, Director Ejecutivo de EDUTIC Chile y presidente del Comité de Emprendimiento e Innovación del Colegio de Ingenieros de Chile; Jorge López Tamaya, Director Carrera Terapia Ocupacional de la Universidad Autónoma de Chile; Alvaro Fuentes, Director Corporativo Tecnologías Universidad Autónoma de Chile;

El diálogo con el Dr. Zúñiga fluyó en torno a los enormes desafíos por enfrentar que tiene pendiente Chile, respecto del desarrollo de una estrategia de innovación basada en un ecosistema propicio que permita canalizar en forma efectiva el aporte de los talentos nacionales y no sea un sistema inhibidor que pone más obstáculos que facilidades.

A partir de este análisis y del apoyo continuo de EDUTIC Chile en impulsar procesos en la educación superior que permitan mejorar y fortalecer las posibilidades y oportunidades de un mayor desarrollo desde la incorporación y uso estratégico de las tecnologías de la información y comunicación, es que se evalúa la factibilidad de orientar las energías del sector a un foco centrado en la innovación tecnológica.

Por ello, el respaldo del Dr. Zúñiga en impulsar un acuerdo con EDUTIC Chile y avanzar en un modelo que forme capital humano de alta especialización desde las universidades chilenas, para que pueda incorporarse a su laboratorio de investigación e innovación, basado en el movimiento humano.

“La falta de riesgo en Chile es algo impresionante” – sostiene el Dr. Zúñiga – “Aquí prácticamente nadie se arriesga y lo que se requiere para la innovación es asumir riesgos. Aquí cualquier institución quiere su rentabilidad y su seguridad frente a una inversión, y así no funciona un proceso de innovación”.

En la conversación se produjo consenso en relación a que el modelo de la generación de papers de los investigadores nacionales no es el camino para la innovación. Hoy el modelo chileno está sustentado fuertemente en un pensamiento anquilosado y lo más terrible, es que se sabe que no funciona e igual se sigue adelante, como si no importara hacerlo así de mal.

“Hace falta confianza en las ideas innovadoras, y su financiamiento, por cierto. Sin embargo, también hace falta que las universidades puedan orientar y organizar los procesos de innovación para que ello ocurra. Su responsabilidad es enorme en esta línea” – enfatizó el Dr. Zúñiga.

“Los profesores y los ingenieros necesitan un poco de ayuda. No necesitan una ayuda completa. Necesitan un jump start (impulso inicial). Necesitan un poquito para llegar alto y eso no se ve en Chile. Esto debería ser interno, algo que venga de las propias universidades. Al final, esto termina siendo una inversión” – remarcó el Dr. Zúñiga.

El Dr. Zúñiga confía en las habilidades y potencialidades de los profesores e ingenieros chilenos, pues “no tienen nada que envidiarle al nivel de conocimiento que hay en Estados Unidos”. Y así, “Chile tiene todas las partes y piezas. Lo que no veo, es que las universidades cuenten con algún fondo que se dedique a la innovación. En ninguna reunión con las tantas universidades con me reuní vi la existencia de un fondo para la innovación”.

Otra línea relevante de la conversación, radicó en la inversión que se requiere hacer para contar con más personas que se dediquen a la investigación con estudiantes. No se pide un cambio drástico en la enseñanza, sino que el énfasis de este capital de excelencia esté más orientado a investigar y que no se encuentre repleto de clases para poder financiarse, “porque uno no puede innovar si está lleno de problemas”. Es necesario resolver eso para que los investigadores investiguen y no tengan que hacer su renta exclusivamente haciendo clases, que es también parte del modelo chileno y que influye en limitar la innovación.

El nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología “es un paso importantísimo. Estoy impresionado. Son pasos en la dirección correcta”, sostuvo el Dr. Zúñiga. Lo importante es pensar a largo plazo para que las cosas salgan bien. Los primeros lineamientos con que debiese comenzar este Ministerio es la identificación del talento chileno, tanto el local como el que está fuera del país. Hay muchos expertos que viven en muchas partes del mundo liderando diversos campos, con los que es preciso mantener una comunidad conectada para que así conversen con los expertos que viven en Chile y puedan surgir diferentes proyectos, como el que vamos a desarrollar con EDUTIC Chile”, sentenció el Dr. Zúñiga, al mismo tiempo que concluía una deliciosa y aromática taza de café en grano.